jueves, 19 de julio de 2018

Estado de ánimo bipolar

En la esquina de una oficina me encuentro rellenada de papeles, aunque realmente me tiran casi de todo. Alguna vez incluso me han escupido dentro. No miréis para otro lado porque hablo con vosotros. Las papeleras tenemos nuestros sentimientos, pero a veces nos cuesta bastante expresarnos.

Lo malo en mi caso es que no tengo otros objetos cercanos con los que conversar en estas estresantes mañanas vuestras. Miro al calendario y le veo hablar con la calculadora a diario, también los ordenadores tienen sus charlas con los teclados, sus inseparables y fieles compañeros. ¿Pero yo? Bastante abandonado estoy. Mirad, tan solo puedo entablar algunas palabras con la moqueta, pero es poco habladora y siempre se queja de su triste existencia. Para escuchar penas mejor me quedo sola, que yo también tengo las mías y no por ello voy dando la murga a los demás.

Los pocos objetos que entran dentro de mí tampoco son muy dicharacheros que digamos, supongo que se ven venir su final y no están para muchas charlas. Yo lo intento pero me hacen poco caso, la verdad sea dicha.

Si abren la ventana, me suele acariciar una suave brisa de buena mañana, especialmente los lunes, día en el que es abierta sí o sí. Por lo demás, pocos placeres tengo. Bueno sí, cuando me vacían también me siento bien, liberada y radiante, ese es otro de los grandes momentos de la semana.

Aunque no sea ciertamente una aventura, mi vida es larga y duradera a diferencia de la de otros objetos colindantes. De hecho, diría que cuando todos estos mueran yo seguiré aquí al pie del cañón. Las empresas no gastan mucho en según qué material de oficina. Y en mi caso, diría que son bien rácanos y tacaños. Vamos, yo llevo siete años aquí y seguro que me quedan muchos más.

No me cambiaría por vosotros ¿eh? A ver si os vais a pensar que porque me queje un poquito iba yo a querer ser un ser humano. Os veo pasar aquí una tercera parte de vuestra existencia; tenéis otra para dormir, es decir, sin hacer nada; y la tercera restante para tiempo de ocio. Yo no tengo ese problema, duermo cuando quiero, trabajo sin querer y en cuanto al ocio me da bastante lo mismo. Veros estresados ya supone un buen entretenimiento. A veces pediría un cubo de palomitas, pero de los grandes, porque las películas que os montáis algunos tienen cojones.

Y como estoy viendo que me pongo un poco agrio, os voy a dejar, que voy a echar una siesta. Además, hoy es viernes y hasta el lunes me quedo sin espectáculo. Malditos fines de semana.




miércoles, 4 de julio de 2018

¡Silencio, se rueda!

Vivir en un pequeño álbum de fotos desde hace tres décadas sin ser una foto me hace sentir especial y diferente, aunque aquí dentro seamos todas iguales. Ser una pieza de coleccionismo sin ser un cromo, una moneda, un sello o una figura le hace a una verse como algo de valor y foco de envidiosas miradas de los objetos anteriormente citados.

De todos modos, nadie debe sentirse superior a nadie. Como dice la célebre frase de la obra maestra Old Boy de Park Chan-Wook: "sea un grano de arena o una roca, en el agua se hunden igual". Y es que hay determinados actos que, aun con diferencia en su dimensión, tienen al final la misma consecuencia.

El cine da lecciones, y esto se lo digo a todo aquel que dice que solo es un refugio para cobardes que no tienen nada más interesante que hacer en la vida. Y también aquellos que afirman que se trata de un reflejo para frustrados que buscan en la ficción todo aquello que no han podido ser en la realidad. Bendita ignorancia.

Supongo que, de alguna manera, el séptimo arte transmite las cualidades humanas de sus genios. Y se me viene a la cabeza la perfección de Kubrick, la intriga de Hitchcock, el ingenio de Chaplin, la curiosidad de Nolan, la claridad de Eastwood o la innovación de Kurosawa y Spielberg. Y no se me echen encima fanáticos de otros genios porque estos son solo algunos ejemplos.

A mí me da mucha pena la pérdida paulatina del clásico visionado en sala de cine. Hoy día con un presupuesto relativamente modesto todo el mundo puede montarse su propia sala en casa. Sírvanse de una tele grande y una barra de sonido o "home cinema", las películas a la carta, y ya está todo hecho.

Es una realidad. La sociedad evoluciona y hay que saber adaptarse. Y el que no lo hace sencillamente muere. Grandes compañías de sectores tradicionales deben saber dar la mano al cambio y caminar juntos. No quiero empezar a divagar, sobre esto podría estar hablando horas, pero solo digo que aquel que no ande se cansará de permanecer de pie.

Y se lo dice una antigua entrada de cine, concretamente de La Mosca de Cronenberg. Cada nueva compañera que llega al álbum es recibida con júbilo y alegría, somos una gran familia. Haya los cambios que haya a nuestro alrededor, nosotras permaneceremos en el tiempo tal cual vinimos al mundo. ¡Y espero que sea por muchos años!